viernes, 15 de marzo de 2013

La casa de mis padres como es. Así era mi casita, toda llena de colores, aromas, risas, cosquillas, nadie se va de ella del todo. La plantas de mi mami, el diario de domingo de mi papi. A quien le importa si la piel ya no es llana, si los anteojos hoy me acompañan, si los claritos en mis cabellos ahora son blancos y no tan azules como antes?. Todavía los hijos de este hogar se hacen cosquillas y se pelean como los niños del verano de 1994. Nada cambia, lo de afuera muta, nada mas q eso.


No hay comentarios:

Publicar un comentario