miércoles, 7 de agosto de 2013

La tarde cae y sol nos besa los ojos.
El perfume de los azares en primavera
coronan los minutos que siempre son eternos.
Solo tenemos nuestras sonrisas, 
un te quiero millonario y los pies descalzos.
Los abriles así siempre son eternos.
Llueven las lucecitas del futuro.
Aquí estamos juntos una sola vez eternamente.




No hay comentarios:

Publicar un comentario